Presentación

La Red Española de Teatros, Auditorios, Circuitos y Festivales de Titularidad pública puso en marcha en 2006 un proyecto de formación continua -pionero en España y Europa- orientado principalmente a técnicos y gestores del espectáculo en vivo: La Escuela de Verano de la Red.

Desde entonces, técnicos y gestores de espacios escénicos y organizaciones culturales, de carácter público y privado de España y del resto del mundo, se reúnen durante una semana para realizar cursos y talleres intensivos en la localidad manchega de Almagro quien, además de aportar sus instalaciones, contribuye a su éxito por la complicidad y compromiso de su población con las artes escénicas.

La Escuela cuenta con la colaboración de dos centros de formación de referencia nacional: el Centro de Tecnología del Espectáculo del INAEM (CTE) y la Escuela Superior de Técnicas de las Artes del Espectáculo del Institut del Teatre (ESTAE). Del mismo modo, son  colaboradores habituales el Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro e instituciones internacionales, como el Institut Supérireur des Téchniques du Spectacle (ISTS) de Avignon (Francia), el Rose Bruford Colleage of Theatre and Performance en Kent (Reino Unido) y el IETM (Bélgica) International Network for Contemporary Performing Arts.

A lo largo de su trayectoria la Escuela ha vivido una renovación permanente y en sus cursos se abordan cada año los asuntos de mayor interés en el medio. Su programa de estudios cubre un amplio abanico de especialidades útiles tanto para los gestores, como para los profesionales de la rama técnica o para el personal de sala.

La Escuela de Verano de La Red se ha consolidado como un proyecto estable que permite trabajar con distintos niveles de conocimiento, atendiendo a la demanda formativa de los profesionales de las artes escénicas de nuestro país y sirviendo de plataforma formativa privilegiada para los profesionales que comienzan su andadura en este campo.

Cabe señalar finalmente que Almagro durante una semana es tanto un lugar de aprendizaje como de encuentro para todos los sectores de las artes escénicas porque en su ambiente relajado y teatral es fácil compartir reflexiones, conocer buenas prácticas y hacer amigos.